Gestión emocional 

SILVIA LÓPEZ BRULETOUT.jpg

Mi zona de gestión por Silvia López Bruletout

Experta en Gestión Emocional
Coaching Personal y Autoestima
Formadora en Acompañamiento Oncológico y Gestión Emocional en Brulemoción

@SilviaLBrule
www.brulemocion.com

Dinámica: Este es un potente ejercicio que nos aporta claridad, nos permite desarrollar nuestro potencial, nuestras cualidades, recursos y fortalezas actuando, encontrando soluciones que nos ayudarán a vivir con mayor paz y serenidad.

 

MI ZONA DE GESTIÓN

 

La vida puede ser un desafío y nuestra actitud, en cualquier momento y circunstancia de nuestra vida, es muy importante.

 

Puede suceder que en determinados momentos nos bloqueemos y actuemos de una forma reactiva, nos preocupamos sin encontrar o saber buscar soluciones, somos pasivos o agresivos sin ningún poder de acción. La situación nos supera pudiendo entrar en un bucle, nos agotamos y estresamos perjudicando nuestra salud física y mental. 

 

Nos falta poder disipar la niebla para tener iniciativa.

 

Por el contrario, tenemos la oportunidad y el derecho de ser proactivos, de aprender a gestionar las situaciones afrontando lo que está en nuestras manos y tomando decisiones.

 

REACTIVO = ME PREOCUPO

PROACTIVO = ME OCUPO

 

Lo bueno es que, por desesperante que nos parezca, siempre hay algo que podemos hacer. 

 

Con esta herramienta vamos a tomar consciencia de nuestra situación y vamos a tomar decisiones.

 

Es importante que hagas este ejercicio destinando un momento íntimo para ti, un tiempo de tranquilidad, habiendo hecho algún ejercicio de respiración consciente primero, permitiendo que tu instinto fluya y dándote el tiempo necesario, sin prisas.

 

Tomamos 3 hojas o folios.

 

1/ En la primera vamos a escribir el título de: MI PREOCUPACIÓN y vas a escribir todo lo que te preocupa. Anota todo lo que te está superando y preocupando. Puedes hacerte estas preguntas: 

 

¿Qué me preocupa? ¿Qué problemas en mi vida me están causando estrés y ansiedad?

 

2/ En la segunda hoja vamos a poner el título de: GESTIONO

 

Ahora vamos a leer lo escrito en la anterior página y nos vamos a hacer las siguientes preguntas con cada una de las preocupaciones anotadas: 

 

¿Qué puedo hacer yo ante esta situación? ¿Qué depende de mí? ¿Qué problemas puedo gestionar yo?

 

Todo en lo que veas que puedes hacer algo, que tienes un poder directo sobre ello como la actitud, pensamientos, hábitos, etc.…, lo tachas de la primera y lo escribes de nuevo en esta hoja. Por ejemplo, podemos gestionar decisiones y respuestas y, como dije antes, nuestra actitud.

 

En este momento vas a ser proactivo/a, apartando la angustia y emociones que te puedan limitar, bloquear o paralizar, si es necesario hazlo como si fuera un juego de oportunidades.

 

3/ Vas a titular la tercera hoja como: INFLUYO

 

Ahora vuelve a la primera hoja y relee las preocupaciones que aún están sin tachar. En esta ocasión la solución no está directamente bajo tu gestión directa porque hay otras personas involucradas, por ejemplo, la forma en que te habla el médico o enfermera, jefes o compañeros, etc. …, pero puedes hacer algo de alguna manera para mejorarlo. Puedes influir de una forma asertiva y empática.

 

En cada caso puedes preguntarte, ¿Puedo hacer que alguien me ayude o haga algo para que cambie o mejore esto?

 

Táchala de ahí y escríbela ahora aquí.

 

4/ Una vez termines de reorganizar las preocupaciones iniciales, vuelve a preguntarte:

 

¿Cuáles son las próximas acciones que puedo tomar de inmediato en mi bloque de GESTIONO?  Que sea una lluvia de ideas y que incluya también pasos que tú creas pequeños, aunque realmente no lo son.

 

Si un problema está fuera de mi poder e influencia, Primera hoja, PREOCUPACIÓN:

  • ¿Puedo reconocerlo y aceptarlo? 

  • ¿Puedo elegir cómo actuar ante esta situación que no depende en absoluto de mí? 

  • ¿Puedo encontrar la serenidad que me ayude a encontrar la paz?

 

Para terminar, observa todas las preocupaciones que has retirado de las anotadas inicialmente en la primera MI PREOCUPACIÓN, esto es ser proactivo, es resiliencia, estás tomando acción sobre tu vida y encontrando soluciones. Te das cuenta ahora que puedes gestionar muchas preocupaciones y comenzar a relajarte.

 

Estamos reinventándonos constantemente, cambiando pautas y descubriendo nuestro potencial. Y lo más importante está siendo: nuestra ACTITUD

 

¿A QUIÉN LE PERTENECE TU VIDA?

MARTA LÓPEZ BRULETOUT.jpg

Gestión de incertidumbre por Marta López Bruletout

Autora de Piedras en los bolsillos
Madre y diagnosticada de cáncer
Experta en Acompañamiento Oncológico
Máster en coaching con inteligencia emocional
Practitioner en programación neurolingüística 
Coaching sistémico 
Guía de meditación
Mentora
Trabaja dando apoyo emocional a las familias de oncología pediátrica a través de las becas de la Fundación Aladina

@MartaBrule

Para gestionar la incertidumbre es bueno escribir las dudas, los miedos y pensamientos futuros que puedan surgir y hacernos la pregunta

¿qué hechos o pruebas tenemos de que eso pueda suceder?, hoy en día, ¿qué certeza tengo de que pueda pasar lo que estoy pensando?

 

¿Cómo gestionar la incertidumbre?
Escribir lo que estamos sintiendo es una herramienta muy práctica para poner en claro nuestros pensamientos, aclara nuestra mente y nos ayuda a entender y diferenciar nuestro diálogo interno y nuestros miedos. Por ejemplo, llevar un diario del proceso tanto emocional como médico
Saber gestionar la incertidumbre nos invita a hacer balance de nuestros pensamientos, a aclarar dudas y a conocernos mejor. En resumen, a vivir el proceso de una manera más serena y calmada.
La escritura es una gran herramienta de gestión emocional, como decía al principio llevar un diario de vida emocional nos ayuda a ver la situación en perspectiva, a aclarar lo que estamos pensando, lo que estamos sintiendo y lo que estamos viviendo.
A parte de llevar un diario del proceso hay otras herramientas de escritura que nos ayudarán a soltar creencias sobre el cáncer y patrones adquiridos.

A mí me resultan muy útiles los acrónimos, darles otro significado a las palabras, como miedo o cáncer. Al transformar la palabra, esta pierde intensidad. Los acrónimos nos ayudan a entender el significado que le damos a las palabras y a transformarlas para cambiar la interpretación que tenemos de ellas. Nos ayudan a reducir la presión que nos producen palabras que pueden tener una connotación negativa, como por ejemplo el miedo o el cáncer.

 

M - Maestro. El miedo me enseña y me protege.
I   - Impacto. El miedo produce un impacto del cual soy consciente.
E  - Elocuencia. El miedo me dice algo, ¿es tan peligroso lo que estoy viviendo, es   real?
D - Decisión. ¿Cómo decido vivir esta situación?
O - Observador. Observo lo que estoy sintiendo, ¿este miedo es fruto de mis creencias?


C  - Confianza. Confío el mí y en el equipo médico.
A  - Actitud. Depende de mí cómo vivir el proceso.
N  - Novedad. Cambio el enfoque, busco la luz en la oscuridad.
C  - Celebración. Celebro cada paso, cada momento es único
E  - Emociones. Respiro para gestionar las emociones que van surgiendo.
R - Resiliencia. Soy más fuerte que mis pensamientos.

 

Copia de Copia de PERFIL DE MARCA .png