top of page

¿QUÉ PUEDO HACER POR MÍ ANTE UN DIAGNÓSTICO DE CÁNCER?


¿qué puedo hacer por mí ante un diagnóstico de cáncer?
Tu respiración se para y entras en modo supervivencia, tu mundo conocido cae y las preguntas sin respuesta comienzan a agolparse en tu cabeza.

Por unos segundos ni sabía dónde estaba, si bien justo en ese instante de incertidumbre e indefensión una poderosa frase firme y clara atravesó mi mente y se hizo cierta en mí: "es una emoción mal gestionada y la vas a sanar"

Ese no era el lenguaje que yo utilizaba, aunque sí sé que vino de mí.


En ese momento supe que este desafío que se ponía frente a mí requería que fuese parte activa en él. Eso me mantuvo implicada, con una actitud de aprendizaje y motivada. Siento que fue un elemento clave para que hoy esté compartiendo mi proceso y todo aquello que me ayudó a transformar mi forma de estar en el mundo. A dejar la curación a los profesionales médicos, los tratamientos, a esa fuerza mayor que puedes llamar como sientas y dedicarme a sanar por el camino todo lo que estuviera en mi mano.


Te comparto hoy 3 acciones/decisiones que tomé cuando me hice esa pregunta: ¿Qué puedo hacer por mí ante un diagnóstico de cáncer?


1. Pedir ayuda

Siempre sola, tirando, y a veces arrastrando, de todo por no molestar o porque nadie lo podía hacer mejor que yo.

Resentida, frustrada y enfadada conmigo y con los demás quejándome de tener que estar para las emergencias y las chorradas...claro, la mayoría de las veces no me lo pedían. De todo lo que descubrí en este sentido y la liberación que me trajo cambiar mis creencias respecto a eso, compartiré en otro momento.

Esta ocasión me pareció suficientemente importante para dimitir como directora del universo y permitirme pedir ayuda. No sé si hubiera podido atravesarlo sola, lo que sé es que no quería hacerlo.


Está bien no poder con todo.

Esa decisión liberó mucha energía que perdía tratando de llevar toda esa responsabilidad y poder invertirla en mí, en administrar mi energía y mis fuerzas. El regalo fue observar cómo los demás se desenvolvían y estaban encantados al sentirse útiles en esta situación nueva para todos.


Pedir ayuda libera energía y tiempo que puedes invertir en lo realmente importante en este proceso, tú. Dedicarlo a tu autocuidado, a organizar toda la intendencia que esta nueva situación requiere, comunicar tus necesidades y expresar cómo sientes que cada uno puede ayudarte.


2. Darte permiso

Permiso de Ser, de sentir, de observar, de parar.

Permiso para reflexionar si estaba llevando una vida con sentido y descubrí que no, que pasaba por ella de puntillas, que más bien sobrevivía. Así que me abrió la posibilidad de elegir qué quería para mí, y me llevó a investigar y experimentar herramientas y disciplinas que pudieran ofrecerme bienestar y mejorar mi calidad de vida durante el proceso.


Date permiso para descubrir qué está de más en tu vida, con qué cargas sin necesidad y te ofrecerá la posibilidad de gestionar todo lo que ahora implica estar en este proceso como prepararte para las pruebas, acudir a consulta, observar qué sientes cambiar por el camino, tal vez la alimentación, tu estilo de vida...


3. Despliega tus recursos

Puede que en un primer momento te sientas tan pequeña y desvalida que creas no tener ningún as bajo la manga para salir de aquí. Nadie sabe cuál va a ser el final del proceso ni cuándo en cuanto a cómo saldrá todo, eso no está en nuestra mano. Lo que

sí podemos hacer es tener una conversación con nosotros, ser honestas, contarnos verdad y elegir qué tan decididas estamos a hacer lo que nos corresponde en este camino.


Unos días será levantar la cabeza y otros dejarnos caer, incluso en el mismo día pasemos por varios estados, te invito a tener presente que:

cada día sale el sol y está ahí para todos, para ti, aunque no podamos verlo tras las nubes.

Tómate unos minutos para poner ante ti tus recursos, tus habilidades, cualidades, todo aquello que te ha ayudado en otras ocasiones aunque creas que no tiene relación o nada que ver con esto, anótalos todos, te sorprenderás de todo lo que puede apoyarte e impulsarte en este proceso.



Todo lo que surja de estas 3 acciones/decisiones te traerán respuestas a esa pregunta que tanto nos confronta y que tanta valentía requiere para hacerla: ¿Qué puedo hacer por mí ante un diagnóstico de cáncer?


No estás sola, es un camino incierto y con muchas curvas, te invito a escribir un comentario y compartir tus inquietudes y descubrimientos para que entre todos podamos crecer en este espacio.


Todo está en ti. Confía


Ana Martínez

La Magia de Volver a Ti




19 visualizaciones0 comentarios
bottom of page